La adicción a la televisión perjudica el bienestar emocional de los niños

La adicción a la televisión perjudica el bienestar emocional de los niños


La televisión tiene un enorme poder de influencia mediática un dato que debe ser tenido en cuenta por las madres para educar a sus hijos. Los niños son especialmente vulnerables ante los contenidos televisivos de tal forma que determinados programas potencian de forma positiva su crecimiento y su desarrollo. Sin embargo, otros perjudican su correcta evolución al transmitir valores inadecuados y poco educativos. Las investigaciones realizadas en este ámbito muestran que aquellos niños que pasan mucho tiempo frente a la pequeña pantalla están expuestos a sufrir varios efectos físicos y psicológicos negativos: por un lado, la televisión fomenta el sedentarismo, por tanto, produce tendencia a la obesidad. De hecho, las estadísticas muestran el alto porcentaje de obesidad de niños en edad infantil en países como España o Estados Unidos.

Además, la televisión también limita la imaginación de la mente infantil. Los niños deben cultivar su creatividad mediante los juegos con sus amigos que favorecen la diversión y la alegría de compartir. Por otro lado, no sólo algunos programas televisivos sino que también determinados videojuegos fomentan la violencia y la agresividad en los más pequeños y en los adolescentes.

Para impedir el consumo excesivo de televisión por parte de cualquier niño es necesario que los padres se impliquen en la educación de sus hijos. Una actividad recomendable es que vean junto a ellos programas educativos para después comentarlos en familia.  Además, el exceso de televisión también produce consecuencias negativas en el rendimiento escolar del alumno. Por este motivo, los padres deben dialogar con el niño para establecer un límite de horarios.

Una alternativa a la televisión es la lectura de cuentos. Una actividad profundamente enriquecedora porque estimula la inteligencia, la capacidad de comprensión, la comunicación y la imaginación. La felicidad de un niño no tiene precio, por eso, los adultos deben cuidar de ellos en todo momento algo que requiere esfuerzo dado el estrés profesional que padecen muchas personas. Especialmente, la mujer actual padece mucha presión para poder conciliar de forma adecuada su vida personal y su desarrollo profesional.

Maite Nicuesa en exclusivo para mujerya.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>